21 noviembre 2009

15 días en Agosto

Me encantaría que todo el mundo adulto pudiera dedicar tres minutos de su vida para ver este video. Más de uno se replantearía muchas cosas.
Espero que cuando tenga la suerte de ser mamá, no se me olvide algo que hoy en dia tengo más que claro, y es que el dinero no lo es todo.

Disfrutad

11 comentarios:

Tere dijo...

Que bonito el video,pero la cruda realidad es otra por mucho que nos pese.

Pero tambien es cierto que hay muchisima gente que cuanto mas tiene mas quiere y no aprecia otras cosas de la vida.
Pero el trabajo es el trabajo.....si no trabajamos no podemos mantener a esas criaturas.Pero tambien es cierto que se disfruta poco de los hijos.

Yo siempre pienso que no importa la cantidad sino la calidad.Pasar el fin de semana dedicado a ellos,por ejemplo.

El año pasado mirando a los bebes pensaba.....sus padres la de cosas que estan perdiendo,pero esque por otro lado no tienen mas remedio.

En fin,los niños son los mas felices del mundo y dan alegria y vida alli donde estan.

Besicos Sole!!!

Yo dijo...

Pues sí, más razón que un santo. Me ha gustado mucho el video. Es algo que todos sabemos en el fondo. Pero de alguna manera es como un círculo vicioso.

Nos guste más o nos guste menos, necesitamos el dinero para las cosas más básicas. Las superfluas me importan una mierda. Pero, desgraciadamente, el dinero hace falta para pagar una casa, la comida... en fin... y para ello no queda de otra que trabajar. Aunque te den a cambio esos míseros 15 días de mierda. No te dejen cogerlos seguidos. Y, encima, protesten cuando preguntas si puedes coger las vacaciones que aún te deben. Y te dicen que "se intentará", como el que te hace un favor o te está perdonando la vida. Cuando es UN DERECHO del trabajador. Qué demonios... Y encima te putean igual, porque como hasta el día de antes no te dicen que puedes irte... pues... ni se te ocurra hacer planes.

Ser mayor es una mierda. Y no sólo laboralmente hablando. La vida se encarga de borrar de nuestros labios esa sonrisa que todos hemos tenido de críos a base de golpes y decepciones. Vamos perdiendo esa ilusión, esas ganas y, por qué no decirlo, esa inconsciencia con la que los enanos le plantan cara a la vida que comienza para ellos.

Y te amargas. Claro que te amargas... Porque una vez que creces es muy difícil volver a ser como ellos.

Supongo que por eso me gustan tanto los mocosos. Porque yo ya no podré ser como ellos, pero bien sabrás por tu profesión que ellos te contagian con sus cosas. Que, irónicamente, eres más feliz y sufres menos rodeada de enanos que de adultos. Es así. Ellos son inocentes, ocurrentes, puede que traviesos y revoltosos, pero sin maldad. Son dicharacheros y divertidos, cariñosos, espontáneos... Lo llenan todo con su sola presencia.

Y de alguna manera nos regalan felicidad. Que es algo que es muy difícil de encontrar entre adultos.

Es como si por un instante volvieras a ser una más entre ellos. En ese espacio en el que puedes volver a ser pequeña. En el que puedes volver a jugar, a reir, a imaginar... a hacer el ganso con ellos...

Y es curioso, porque en realidad, aunque seamos nosotros quienes les enseñemos, en realidad, tenemos más que aprender de ellos que ellos de nosotros.

Mmmm... Siempre quise ser maestra de enanos. Estoy segurísima de que si lo hubiese sido, ahora sería mucho más feliz. Al menos con ellos tendría ese ratito de felicidad diario.

Yo dijo...

Y supongo también, que es por culpa de los enanos por lo que siempre me suelen "tirar" más los tíos aniñados, infantiles... "esos que despiertan en ti cierta ternura y ese instinto maternal tan tuyo. A los que de alguna manera te gusta proteger y cuidar" (como me dicen mis amigas cuando se meten conmigo jajajajaja. Qué le vamos a hacer... al menos sé que no nos fijaremos nunca en el mismo tío :D). Pero, en parte, creo que llevan razón... Despiertan en mi sentimientos bellos. Por un lado eres un poco "mamá" y por otro lado también vuelves a ser un poco "niña" y te descubres jugando a las cosquillas, sacando vocecitas melosas y ñoñas, jugando a dar besos en cada farola, o siendo guardiana de mandos de puertas de garaje... entre otras... jajajajaja. Felices tiempos aquellos, en los que nos inventábamos reglas absurdas y tardábamos horrores en llegar a casa. Que te sentaban en la falda al llegar a una plazoleta y te mecían como cuando enana. Hasta que movían las piernas te sentías inestable y le agarrabas con todas tus fuerzas pa no caerte. Y el otro se descojonaba vivo. Te llamaba tonta y te decía que si de verdad te creías que te iba a tirar. O frenabamos en seco al encontrar una farola para darnos un beso y nos tronchábamos cuando descubríamos cientos de farolas al atravesar una alameda en plan: "aquí nos vamos a hartar" jajaja. O cuando en el garaje, te subías al coche y te hacían cerrar los ojos y extender las manos y te dejaban caer algo en ellas. El mando de la puerta. Y tú te reías y le mirabas extrañada y él te decía convencido: "Te acabo de nombrar guardiana del mando de la puerta de mi garaje. Ahora cuando veas que empiezo a subir la cuesta, tu misión como guardiana, es pulsar este botoncito para que la puerta se abra..." jajaja.

Dios... qué tiempos... Mis amigas podrán meterse conmigo todo lo que quieran, pero yo quiero un hombre así en mi vida. Por muy infantil que sea. Después de todo... quien pudiera vivir siempre así... ays... :(

acoolgirl dijo...

Me ha encantado... Tengo una sonrisa en la cara!!

Ojalá fuera tan fácil, de verdad. Yo también hubiera preferido no crecer y seguir disfrutando así de la vida... No tener que sufrir por cosas ni por estar en el paro ni nada así.

Maravillosa reflexión.

Un besitooo y muchísimas gracias por felicitarme :)

kocrann dijo...

Bueno, a medida que vamos creciendo las cosas se complican cada vez más, pero para que los niños que hay ahora estén viviendo la mejor época de su vida alguien se ha tenido que ir haciendo mayor...

Que sí, que la etapa infantil es fugaz, pero uno también siente a ese niño interior que se resiste a crecer y que te mantiene con vida pese a los momentos malos propios de la adultez.

Un saludo.

Mª Carmen dijo...

me ha encantado el vídeo. La verdad es que vivimos tiempos complicados y los niños son las principales víctimas de nuestros miedos, angustias y prisas.

Bicos moitos

Luchete dijo...

Bueno en el mundo intentamos ser lo más práctico posibles Sole.. aunque ya se sabe... q yo-me-mi conmigo impera... lamentablemente....

Buen video, buen post...

Un abrazo pitufa!

Luchete dijo...

Buenas! Espero y deseo que el espíritu de la Navidad no sólo llegue a tu alma, sino que sea capaz de calar en ella... un gran abrazo!

Luchete dijo...

Pitufa espero y deseo q estés dsfrutando etsos días... un abracito!

Yo dijo...

Soleeeeeeeeteeee ¡¡FELICES FIESTAS!!

Qué estás más perdía... ;)

Un besillo, loqui ^^

Luchete dijo...

Pitufa desde la tacita de plata te dejo un gran abrazo para que en este 2010 se cumplan todos tus sueños! Cuídate!